2010-10-31

Receta Pan de Muerto



Esta receta la publiqué exactamente este mismo día, pero hace tres años, y básicamente los ingredientes son los mismos, lo que ha cambiado ha sido la forma de preparación, ya que con el paso del tiempo he intentado encontrar mejoras a la receta, hasta ahora éstas son las modificaciones y si quieren leer el texto completo de lo que publiqué por áquel año de Clic Aquí , de ese texto un fragmento:

“Por estas fechas en México festejamos a nuestros muertos (1 y 2 de Noviembre), tiempo de nostalgias y costumbres que pasan de forma oral y escrita, de generación en generación, reuniones en las cuales todo gira alrededor de una tumba, ofrenda de alimentos y flores a nuestros seres queridos que se nos han adelantado; tamales de ceniza, gorditas de horno, atoles, chocolate y moles, papeles de colores emulando a la muerte y velas guiando el camino de las ánimas a nuestro encuentro; se postran sobre las lápidas de los que ya no se encuentran con nosotros deleitando en el mas allá sus mas caprichosos antojos.


De todas las ofrendas de esta fiesta, la que nunca debe de faltar en cualquier región de México es el Pan de Muerto. Se cuenta que tiene sus orígenes en el periodo posterior a la conquista, se menciona que los guerreros aztecas ofrecían la vida de una doncella, extrayéndole el corazón latiente y vaciándolo en un vasija con amaranto, para posteriormente quien dirigía la ceremonia lo mordiera en señal de agradecimiento a los dioses. Los españoles erradicando este tipo de sacrificios, elaboraron un pan de trigo en forma de corazón bañado de azúcar, simulando la sangre de la doncella. Las formas de los panes evolucionaron con el paso del tiempo y en cada región tiene su forma (corazón o calavera) y un sabor característico, las masas con las que se elabora pueden ser de igual forma o diferente con nuez o con pasas, con agua de azahar o naranja, con vainilla o anís, con poco o mucho huevo, con ajonjolí o sin él; la más común de ellas, es en forma circular, con una cruz en la parte superior simulando los huesos del muerto y una pequeña cúpula en significación del cráneo humano.


Estas tradiciones se reflejan a la par en las letras, como lo son las calaveras literarias, que muestran versos populares, ingeniosos, satíricos y epitafios humorísticos, dando libertad de expresiones del pueblo a acontecimientos nacionales, personalidades de la política o la cultura, o simplemente a amigos y familiares.

Comparto con ustedes esta receta, es bastante buena, nada complicada, solo hay que seguirla al pie de la letra...”


La receta es la siguiente:

Ingredientes



Harina de Trigo 1Kg
Azúcar 300 gramos
Mantequilla 250 gramos
Huevo 2 pzas
Leche 240 mililitros
Jugo de Naranja 120 mililitros
Levadura 30 gramos
Sal Fina ¼ de Cucharadita
Piel de Limón 1Pza
Piel de Naranja 2Pza
Anís Estrella 3pza
Vainilla en Vaina 2Pzas


Procedimiento


1.- Realice una infusión a fuego bajo con la leche, el anís estrella y la vaina de vainilla por 15 minutos, tenga el cuidado de no llevar a hervor. Reserve.

2.- En un recipiente vierta la harina previamente tamizada (Pasada por un colador) y posteriormente incorpore: el azúcar, levadura, huevo, ralladura de cítricos, la sal y mezcle lentamente, agregue poco a poco el jugo de naranja y la infusión que preparo anteriormente (retire el anís y extraiga las semillas de la vaina, estas últimas deposítelas en la masa), amase constantemente hasta obtener una preparación tersa y blanda, agregue la mantequilla y continué amasando, cuando obtenga una masa flexible guarde esta en un recipiente en un ligar tibio y cubierta con un paño seco o con papel film (realice algunas perforaciones para que la masa logre respirar). Deje leudar por un periodo de 2hrs.



3.- Prepare una charola para hornear (Engrasada y Enharinada), forme porciones de aproximadamente 110gr por pieza y acomode en la charola con un espacio de 10cm entre ellos. Forme los huesitos con la ayuda de los dedos como si formara un pequeño rollo (se formaran 4 bolitas) y acomode en forma de cruz sobre los panes. Cuanto haya boleado toda la masa, deje reposar de 30 a 45minutos en un lugar tibio. Posteriormente Horneé a 150°C por un periodo de 15 a 19 minutos o hasta que el pan tenga un color dorado claro, cuando los saque del horno barnícelos con mantequilla fundida y espolvoree cada pan con azúcar estándar. Deje Enfriar


Buen Provecho!

1 comentario: